El Heat llegó a mandar por 24 puntos, pero bajó la guardia y venció a los Bulls por un ajustado 106-101. Duncan Robinson encajó siete triples en la victoria.

Las grandes ventajas pueden ser un arma de doble filo en el básquetbol general, pero sobre todo en la NBA. Al tener un margen tan amplio y querer regular los esfuerzos por el compromiso diario con la liga, hay equipos que la terminan pasando mal cuando tienen ventajas significativas. Eso le sucedió al Miami Heat en la noche del sábado, cuando venció a los Chicago Bulls en casa por 106-101.

El Heat abrió la noche con un parcial lapidario de 33-18. Si bien su tarea colectiva fue muy buena, esta se dio principalmente por el gran arranque de Duncan Robinson (23). El escolta encajó cuatro de sus primeros cinco intentos desde lejos para cosechar 12 puntos. Su mano caliente liberó espacios para sus compañeros, que aprovecharon para castigar en la pintura y complementar su goleo.

Desde ese punto, Miami construyó una ventaja que llegó a ser de 24 puntos en el segundo cuarto y de 22 en el inicio del tercer período. El tridente de Kendrick Nunn (22), Bam Adebayo (20 tantos, 10 asistencias y seis rebotes) y Jimmy Butler (20 unidades, cinco rebotes, ocho asistencias y cuatro robos) acompañó en un gran nivel para permitir que esto suceda.

Sin embargo, en un punto del tercer cuarto, Miami se relajó demasiado y permitió que Chicago crezca en ataque. El equipo de Billy Donovan sintió la baja significativa de Zach LaVine. Pero tuvo su reacción a partir del binomio de Nikola Vucevic (26 puntos, 14 rebotes y seis asistencias) y Coby White (31-5-5). El tándem impulsó una levantada que tuvo su punto máximo a 7:09 del final, cuando un triple de Denzel Valentine redujo el margen a tres puntos (87-84).

Así, el dueño de casa necesitó de las mejores versiones de Butler y Adebayo para cerrar lo que debió ser un triunfo cómodo. El par castigó constantemente con penetraciones a la pintura, mientras que lideró la reacción en el costado defensivo. De esta manera, el Heat hizo un mejor trabajo en el lapso para imponerse por 111-106.

La victoria dejó a Miami como el séptimo del este con una marca de 32-29. El equipo quedó a una victoria de Boston (32-28), que tendrá un juego clave en la tarde de este domingo ante Charlotte (29-33).

La derrota es un nuevo mazazo para Chicago, que cerró la jornada sabatina con una marca de 25-31 para quedar detrás de Toronto Raptors (25-30) y como decimoprimero del este. El elenco de Illinois buscará su reacción este lunes, cuando los equipos vuelvan a verse las caras desde las 21hs de Argentina (NBA League Pass).

El resumen de Miami Heat 106-101 Chicago Bulls

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.