Antetokounmpo terminó el Game 2 con 42 puntos e hizo un hito en el tercer cuarto. Sin embargo, la falta de acompañamiento generó el 0-2 en contra de Milwaukee.

El análisis del Game 2 es claro. Milwaukee encontró la respuesta al pick-and-roll de Phoenix, pero el de Monty Williams respondió y le generó nuevas incógnitas. El encuentro tuvo al conjunto de Arizona como claro dominador pese a los 42 puntos (15/22 de campo), 12 rebotes y cuatro asistencias de Giannis Antetokounmpo.

El griego no sólo fue fundamental para el equipo de Budenholzer, sino que también fue el único que respondió en buen nivel. La visita tuvo dobles dígitos de Jrue Holiday (17), Khris Middleton (11) y Pat Connaughton (14), pero sólo el último tuvo un 50% de campo. El ex New Orleans fue importante en defensa, aunque la falta de goleo se sumó a la del segundo y complicó las aspiraciones del elenco de Budenholzer.

En otras palabras, de no ser por Antetokounmpo podríamos (y podemos) hablar de un control total de Phoenix que con un parcial de 30-14 en el segundo cuarto tomó las riendas del juego. El griego rindió a un nivel similar al de LeBron James en 2018, siendo el factor clave del equipo, sin el acompañamiento necesario para vencer a un rival que claramente tuvo más opciones y las aprovechó mejor.

Como si fuese poco, el europeo tuvo un tercer cuarto histórico. Anotó 20 puntos para contribuir el mayor goleo en un período en un juego de finales desde Michael Jordan en 1993. Antetokounmpo contribuyó con un 5/6 de campo, un 1/2 en triples y un 9/14 en tiros libres. No obstante, anotó la misma cantidad de lanzamientos de campo que el resto del equipo, lo que en definitiva posibilitó una ventaja de 15 tantos para los Suns.

De esta manera, los Bucks se encuentran con una desventaja de 2-0 que sólo fue remontada en cuatro ediciones de las finales de la NBA. Boston Celtics (1969); Portland Trail Blazers (1979); Miami Heat (2006) y Cleveland Cavaliers (2016 -que fue el único en remontar un 3-1), fueron los otros en lograrlo. Los de Wisconsin tienen en su pasado reciente una remontada que parecía impensada ante los Brooklyn Nets en las semifinales de conferencia. }

Deberán tener una respuesta tan contundente como en aquel tercer juego frente a su gente para volver a confiarse. Parece complicado, pero si logran acompañar a su semidios griego en cancha todo es posible.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.