Estados Unidos venció 95-81 a España y se metió en las semifinales de Tokio 2020. Espera por Argentina o Australia.

Estados Unidos llegó a Tokio 2020 con el claro objetivo de conseguir el oro y este martes demostró que tiene el equipo para hacerlo. El equipo de Gregg Popovich se topó con España, último campeón mundial, y lo venció por 95-81 para meterse en las semifinales del jueves.

El elenco europeo lo asustó en la primera mitad. Su rival fue preso de la falta de movimiento de balón y de un estilo de juego egoísta basado en el triple vía aclarados. La falta de efectividad desde lejos (3 aciertos en la primera mitad), se combinó con la intensidad española en ambos lados de la cancha. Ricky Rubio (38 puntos) rompió su récord de puntos como el de tantos anotados a un elenco estadounidense. De la mano del actual perimetral de los Cleveland Cavaliers, el elenco de Sergio Scariolo llegó a gozar de una diferencia de 10 puntos que invitaba a la ilusión.

Sin embargo, Estados Unidos reaccionó. Primero por sus individualidades. El tándem de Damian Lillard (11 puntos, cuatro asistencias y cuatro rebotes) y, sobre todo, Kevin Durant (29) marcó el camino al 43-43 a la hora del descanso. Así es. Después de tanto esfuerzo en defensa, con tácticas perfectas y un estilo de juego idóneo, el elenco vestido de azul sólo necesitó de una ráfaga de sus mejores jugadores para hacer desaparecer la diferencia.

La verdadera diferencia se vio en el tercer cuarto. Estados Unidos llegó a mandar por 15 puntos, pero la diferencia en el juego fue mayor que la del marcador. El equipo de Popovich se encendió, perdió el individualismo y funcionó como un equipo similar al que el entrenador deseaba. Mucha defensa física para frenar a los tiradores y mucho movimiento del balón para castigar la defensa rival. Scariolo planteó una zona 2-3 que quedó expuesta al fuego norteamericano. Ya sea con Durant, Lillard, Tatum (13), Holiday (12) o LaVine (11), siempre encontró a un tirador abierto. Y casi siempre castigó.

El último período llegó a tener una reducción de distancia a seis, pero España nunca estuvo en una verdadera lucha por el triunfo. Cada vez que el elenco vestido de rojo intentó concretar su remontada, Estados Unidos pisó el acelerador a fondo y demostró su verdadero nivel. Durant continuó siendo el desnivel y la carta de maestra de un equipo que se mostró como equipo por primera vez en Tokio. En ese nivel difícilmente alguien le pueda robar la medalla de oro.

Pero las medallas se consiguen en la cancha y eso seguirán buscando el jueves a las 8hs de Argentina. El equipo de Sergio Hernández o Australia será el encargado de intentar ponerle fin a su racha de tres finales (y preseas de oro) olímpicas.

1 Comentario »

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.